“Conoce y evita los principales destructores del colágeno de tu piel”

Cosmetica Masculina Fotolia_17625017_XS

El colágeno es un componente de muchas estructuras de nuestro organismo y es un gran responsable de que nuestra piel luzca firme y suave. Sin embargo, la síntesis de esta sustancia puede verse afectada por diferentes factores que llamaremos destructores de colágeno. A continuación, te ayudamos a conocer y evitar estos enemigos de tu piel para cuidar su estructura y belleza.

Las consecuencias de la disminución de colágeno

El colágeno se encuentra en gran proporción en nuestra piel, formando un tejido con otros compuestos que son los responsables de dar a la piel sostén y firmeza, además de suavidad y una sólida estructura.

Por ello, cuando hay una gran presencia de destructores de colágeno en nuestra vida y su síntesis se reduce o sus niveles disminuyen, una de las principales consecuencias que aparece en la piel es la flaccidez como ya mostramos antes, o falta de firmeza, que entre otras cosas también puede dar origen a una papada desagradable.

Pero la flaccidez no es la única consecuencia de la disminución de colágeno, sino también, el desarrollo o la acentuación de las arrugas, y la presencia de palidez o un color opaco en la piel.

Por último, el colágeno no sólo se necesita para mantener sino también para crear nuevas estructuras o capas de piel, por lo que si tienes una herida y te falta colágeno, es probable que la misma tarde en cicatrizar y te deje una marca más notoria que si tuvieras buenos niveles de este compuesto en tu organismo.

Claramente, la disminución de colágeno no sólo puede condicionar la salud sino también afectar notablemente nuestra estética al generar consecuencias directas sobre nuestra piel. Por ello, es necesario conocer y evitar los destructores del colágeno.

Destructores de colágeno

Entre los principales destructores de colágeno que tú puedes evitar en tu estilo de vida se encuentran:

  • El hábito de fumar que reduce considerablemente la síntesis de colágeno, según se ha probado en un estudio con fumadores y no fumadores; y que indirectamente puede destruir su presencia al generar una mayor producción de radicales libres del oxígeno.
  • Dietas deficitarias en vitamina C, ya que este micronutriente es indispensable para la síntesis de colágeno y el mantenimiento de su estructura, por lo que una carencia de su presencia provoca el debilitamiento del material colagenoso y puede causar las consecuencias antes dichas.
  • Llevar una dieta de alto índice glucémico, es decir, con gran presencia de azúcares simples y escaso contenido de fibra, ya que favorecen la glicación y oxidación de proteínas como el colágeno y la debilitan. Por ello, lo mejor es escoger alimentos de bajo índice glucémico.
  • Exceso de radiaciones solares que se ha demostrado, producen alteración de las fibras de colágeno de la piel y puede favorecer el desarrollo precoz de arrugas o acentuar aquellas que se generan por el envejecimiento natural del organismo.
  • Estrés oxidativo que fragmenta las fibras de colágeno y que no sólo se origina con el tabaquismo, sino también con la ausencia de un descanso adecuado o el exceso de ejercicio físico intenso. Por ello, lo recomendable es evitar factores que incrementen los radicales libres del oxígeno y acentúen la presencia de oxidantes en nuestro cuerpo.

Estos son los principales destructores de colágeno que podemos evitar llevando un estilo de vida saludable, en donde no haya presencia de hábitos tóxicos como el tabaquismo, se cuide el descanso, se realice actividad física regular sin pasarnos y se lleven dietas equilibradas donde no falten antioxidantes ni sobren oxidantes como los azúcares.

De igual forma, es necesario cuidarnos de la exposición al sol y no excedernos cuando buscamos coger un moreno en nuestra piel, pues las radiaciones ultravioletas pueden dañar las fibras de colágeno.

Entonces, además de llevar un estilo de vida protagonizado por hábitos sanos que cuiden el funcionamiento interno del organismo, es preciso evitar estos destructores de colágeno para lucir bellos protegiendo la estructura de la piel.

Fuente : boy4me.net

La dermis es la capa central de la piel y la responsable de la actividad cutánea. De ella dependen la resistencia y la flexibilidad de este tejido. Está formado principalmente por fibras de colágeno y de elastina, ambas con una composición y estructura similares. En la dermis se encuentran también los fibroblastos, células especializadas en la elaboración de estas fibras y otros componentes del tejido dérmico.

El envejecimiento provoca una serie de alteraciones en todas las capas de la piel. En la dermis,las fibras de colágeno y elastina van perdiendo poco a poco sus propiedades de extensión y recuperación. Como resultado, en las zonas de mayor flexión aparecen líneas de expresión, que se convierten en arrugas cuando la flacidez las remarca.

Este proceso puede ralentizarse si, mediante la alimentación, aportamos un suplemento de aminoácidos y oligopéptidos (cadenas cortas de aminoácidos) propios del colágeno para que los fibroblastos dispongan con facilidad de estos “eslabones” para ensamblar y regenerar el entramado de colágeno y elastina, que le da a la piel su aspecto firme y joven.

www.colafit.co

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s