“Estudio: El consumo de leche contribuye a una muerte prematura y a las fracturas”

e9b29782cf211c077d70424c75bfec00_article

Durante 11 años investigadores suecos monitorearon los hábitos alimenticios de más de 45.000 hombres y durante 20 años de unas 60.000 mujeres y descubrieron que el consumo de tres vasos diarios de leche no protege los huesos contra las fracturas e incluso hace aumentar el riesgo de muerte prematura, revela un nuevo estudio publicado en la revista ‘British Medical Journal’.

Se señala que los efectos más pronunciados se registraron en las mujeres: el consumo excesivo de leche multiplicaba casi por dos las probabilidades de morir a causa de enfermedades del corazón y hacía aumentar el riesgo de sufrir fracturas de cadera. Los autores del estudio suponen que la galactosa, un azúcar simple que es uno de los componentes básicos de la leche, provoca una respuesta inflamatoria que hace que los huesos sean más frágiles.

Durante la investigación los científicos intentaron tener en cuenta cualquier otro factor que pudiera afectar negativamente la salud de los voluntarios, como el tabaquismo, el índice de masa corporal, la dieta y el ejercicio, el uso de suplementos dietéticos, etc. Sin embargo, algunos expertos creen que en el resultado del estudio podrían haber influido algunos factores que los autores ignoraron.

Por ejemplo, cuando comenzó el estudio la edad de las mujeres participantes era de 39 a 74 años, y la de los hombres de 45 a 79, por lo que no es nada sorprendente que un número significativo de voluntarios muriera en el transcurso de las dos décadas que duró el estudio, escribe el diario ‘The Telegraph’.

Además, la profesora Susan Lanham-New, directora del Departamento de Ciencias de la Nutrición en la Universidad de Surrey (Reino Unido), señaló que en Suecia la leche se enriquece con vitamina A, por los que el resultado no puede extrapolarse a otras partes del mundo.

Texto completo en: actualidad.rt.com

El tejido óseo está formado por una malla de fibras de colágeno que conforman el hueso y le aportan resistencia y elasticidad. Cuando nacemos, la estructura de nuestros huesos está formada únicamente por esta malla de colágeno. Durante la infancia, los huesos se van calcificando gracias a la fijación a la malla de colágeno de las sales de calcio procedentes de la leche materna y, más adelante, de otros alimentos.

Durante toda nuestra vida, el tejido óseo está sometido a un proceso constante de destrucción y regeneración por parte de células especializadas en este cometido. A medida que nos acercamos a la tercera edad, este equilibrio se rompe, la malla de colágeno se degrada y pierde espesor. En consecuencia, las sales cálcicas no disponen de un buen entramado de fibras de colágeno donde fijarse, con lo que se pierden y su concentración en el hueso disminuye. Como resultado, la densidad ósea se reduce y el hueso se vuelve poroso y se fragiliza. Este proceso de envejecimiento del hueso es lo que conocemos como osteoporosis.

Para más información visita : www.colafit.co

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s