“¿El segundo cerebro se encuentra en el abdomen?”

Por-que-el-estomago-es-el-segundo-cerebro-3

¿Cuántos de nosotros hemos escuchado expresiones como “se me cerró el estomago” en un momento de estrés o “mariposas en el estómago” cuando existe un atisbo de enamoramiento? estas expresiones pueden tener un significado más allá de la metáfora. Para explicar esto en más detalle, el investigador Michael Gershon de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos ha publicado su libro “The Second Brain” donde muestra el estudio que se ha realizado sobre esta expresión con la parte abdominal en general.  Afirma que el “segundo cerebro” está situado en el tubo intestinal, que tiene capas neuronales con más de 100 millones de neuronas.

Este pequeño cerebro situado en el abdomen se encuentra en conexión permanente con el cerebro situado en el cráneo y es fundamental en la actuación ante determinadas enfermedades situadas en otras partes del organismo. Esta científicamente demostrado que en el aparato digestivo se encuentran los mismos tipos de neurotransmisores que existen en el cerebro. Un ejemplo de ello, es que en el intestino se encuentra la serotonina, que está considerada como uno de los neurotransmisores más importantes del cuerpo.

A pesar de este descubrimiento, no se debe entrar en confusiones ya que este segundo cerebro no es un centro de pensamientos conscientes o toma de decisiones, simplemente regula emociones. El profesor de Fisiología, Psiquiatría y Ciencias del Bio- comportamiento de la Universidad de California, Emeran Mayer, afirma que gran parte de nuestras emociones se ven influidas por los “nervios de los intestinos”. Por otra parte, Guido Iantorno, Jefe de la Unidad de Motilidad Digestiva del Hospital Bonorino Udaondo, afirmó que de modo indirecto el sistema nervioso entero puede influir a través del eje cerebro-intestino en las situaciones emocionales y también en síntomas tan complejos como la hipersensibilidad al dolor. Este doctor afirma que realizó pruebas en diversos pacientes y descubrió que el sistema actúa (se activan diferentes partes de la corteza cerebral) según el sistema digestivo tenga alguna enfermedad o esté sano.

Este hallazgo es un paso hacia delante también para la parte médica, ya que algunas enfermedades (por ejemplo el colon irritable) se podrán tratar como enfermedades a nivel neuronal.  Esto a abierto nuevas puertas e intereses para que la investigación en este campo sea más intensa. Ya sea en encontrar la relación entre las diversas enfermedades del intestino o el estómago con las neuronas o en saber interpretar los diferentes estados de ánimo con posibles carencias en el organismo.

A nivel de paciente es importante saber interpretar las señales que lanza el estómago. Un ejemplo de ello sería: cuando se relajan las neuronas estomacales, se producen benzodiazepinas que son moléculas que relajan e inducen al sueño, así como descontracturan músculos a modo de ansiolíticos.  Por ello hay que alimentarse de manera equilibrada, comer en paz y tranquilidad, hacer diariamente estiramientos o automasajes.

Vía Blog de Camilo Acosta

Fuente : meedicina.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s